Los Ángeles de Navidad, por Risa Levenson Gold con las ilustraciones de Jean Zaleski

lustraciones de Jean Zaleski

ilustraciones de Jean Zaleski

Era un lluvioso y helado atardecer de diciembre en Manhattan unos días antes de Navidad. Esperaba bajo una llovizna persistente el autobús de la Sexta Avenida para que nos llevara a mi y a mis cuatro hijos desde Greenwich hacia el norte de la ciudad hasta nuestro apartamento.

Mientras temblábamos de frío tratando de mantenernos secos en la parada de autobús, note a un pobre hombre sosteniendo un pequeñito y ruinoso árbol de Navidad, que parecía como algo que había encontrado en un basurero. Me atrapó mirándolo, y me preguntó si tenía algunas monedas  que le pudiera dar para comprar algo de comer. Después de contar mi dinero y separar los pasajes del autobús y buscar en nuestros bolsillos, me di cuenta que sólo me quedaban ochenta y cinco centavos. Un poco avergonzada y disculpándome de que no sería suficiente para comprar algo de cena, le di las monedas.

Me dio las gracias sinceramente. “Mi verdadero problema, dijo, es que mis zapatos están rotos y mis pies están mojados y fríos. Necesito que alguien compre este árbol de Navidad y así poder conseguir algo de dinero.”

Como familia judía, no celebramos la Navidad y no tendría necesidad de su árbol, y tampoco tenía dinero extra para zapatos. Pensé mucho sobre cómo ayudarlo porque las condiciones de este hombre rompían mi corazón. Como nuestro autobús parecía tardar en llegar, se me ocurrió que quizás yo podría orar por él y que tal vez eso de alguna manera levantaría su espíritu o lo reconfortaría. Así que reuní todas mis fuerzas, concentrando y enfocándome internamente comencé a orar desde cada parte de mí ser. Rogué tan profundamente como pude a Dios para que ayudara a este hombre, tratando de orar desde mis pensamientos, mi corazón, y con la más completa sensación de mi presencia física que pude.

Me pareció que estuve allí un muy largo rato con el corazón roto, empapada de agua y suplicando al cielo desde la parada del autobús. El hombre estaba delante de mí abatido e indigente.  Mucha gente pasaba apresuradamente junto a nosotros con sus compras de la temporada, ajenos a su difícil situación. El semáforo cambió a color rojo y luego verde y luego rojo de nuevo y todavía no había autobuses a la vista.

ilustraciones de Jean Zaleski

ilustraciones de Jean Zaleski

De repente un hombre alto, apuesto, joven con el pelo oscuro y rizado, llevando una caja de zapatos vino caminando hasta el hombre del árbol. “Aquí tienes hombre, estos son para ti”, dijo él, entregándole la caja.

Asombrado, el hombre del árbol miró la caja. “¡Mira esto, son justo mi tamaño y son a prueba de agua, justo lo que necesitaba! ¿Cómo lo sabías? Oye …”  interrumpió el hombre del árbol, ya que el hombre alto de pelo rizado le había dado una palmada tranquilizadora en el hombro, había entrado en la multitud y desaparecido de vista.

Miré de nuevo para asegurarme de que todo esto había sucedido realmente, y luego miré a mis hijos, que estaban presenciando la escena conmigo.

“Mamá, ¿viste eso? Es increíble – el hombre le dio los zapatos”

Justo cuando estaba tratando de recuperarme de mi sorpresa, una mujer se acercó al hombre del árbol y dijo, “Ese es un pequeño y hermoso árbol de navidad que tienes ahí. ¿Cuánto pides por el?”.

“Veinticinco dólares”, dijo el hombre.

Lo tomo”, dijo la mujer. “Es perfecto para mi apartamento. He estado buscando un pequeño árbol. Y te voy a dar quince dólares extra si lo llevas a mi apartamento”.

El rostro del hombre se le iluminó con una mirada mixta de alegría, alivio, e incredulidad. “Por supuesto que voy a llevarlo a su apartamento”, respondió asombrado.

Mi corazón casi dejó de latir. Me quedé sin palabras.

El hombre del árbol levantó su arbolito preparándose para partir. Mirándome a los ojos dijo, “Usted hizo esto.”

“No, no, no fui yo”, dije. Fue Dios, quise decir, pero no pude reunir las palabras. Miré fijamente, mis ojos llenos de lágrimas, mientras él caminó lentamente, feliz de llevar su árbol y sus zapatos. Y entonces con un gran chapoteo llegó nuestro autobús.

“¿Vieron eso? ¿Vieron eso? Niños, ¿vieron eso?” Pregunté a mis hijos.

“Sí mamá”, respondieron “sí” una y otra vez, “lo vimos todo.”

Ellos insistieron: “¿Cómo el hombre supo para traerle esos zapatos? ¿Por qué la señora compró ese árbol que nadie quería?”

Subimos al ambiente cálido y acogedor del autobús sacudiendo la lluvia de nuestros cabellos y ojos. Reuniendo mis hijos a mí alrededor, sin aliento, con asombro, mis palabras salieron.

“No creo que eran personas ordinarias  las que acabamos de ver -creo que pudieron haber sido seres divinos. Todos juntos fuimos testigos; recordemos esto por el resto de nuestras vidas. No olviden esto, no olviden esto. ”

“¡Vimos Ángeles!” exclamó mi hijo.♦

ilustraciones de Jean Zaleski

ilustraciones de Jean Zaleski